Al acompañar a nuestros seres queridos a una cirugía, los familiares podemos sentirnos nerviosos o muy angustiados. Esto es natural ya que, por un lado, no contamos con la experiencia para manejar este tipo de circunstancias y, por otro lado, el miedo de nuestro adulto mayor nos abruma más que con cualquier otro miembro de nuestra familia. Por la razón anterior, los familiares deben conocer más sobre cómo prepararse para afrontar los cambios que conlleva una cirugía así como preparativos previos a la misma.

En este artículo te compartiremos información relevante a qué esperar en los días y semanas siguientes a la cirugía, incluyendo lo que el adulto mayor será y no será capaz de hacer. También te proporcionaremos ayuda para organizar tanto el apoyo familiar como la casa de tu ser querido, de manera que pueda hacer las tareas diarias más fácilmente y se acelere su recuperación.

acompañamiento_tercera_edad_emma_blog

Tu ser querido necesitará ayuda

Es normal que después de la cirugía, el adulto mayor no pueda conducir ni transportarse por sí mismo durante varias semanas. Es posible que necesite de alguien que pueda llevarlo del hospital a su casa y que tenga la disponibilidad de acompañarlo a sus pendientes o futuras citas médicas.

Durante las primeras semanas después del hospital, es probable que tu familiar necesite de alguien que se quede con él o que esté al menos cerca y disponible, en caso de necesitar ayuda. En caso de que el adulto mayor viva solo, es buena idea que se mude temporalmente a casa de algún familiar que pueda prestarle atención y cuidado constantemente.

Preparar la casa de antemano

Es importante abastecer la casa del adulto mayor, antes de salir al hospital, con las provisiones que se necesitarán durante el periodo de recuperación. Asegura que tu ser querido tenga suficientes alimentos no perecederos en casa para que evite salir de compras. Podría ser útil preparar algunos platillos y congelarlos, para recalentar en el microondas cuando se necesite una comida fácil.

Por lo general no es recomendable subir o bajar escaleras después de una cirugía. Si el dormitorio de tu ser querido se encuentra en un segundo piso, sugiérele mudarse a un dormitorio en plata baja o habilitar la sala como cuarto temporal.

Organiza una “estación de recuperación” en casa en el lugar donde tu ser querido pasará más tiempo mientras se recupera: Coloca a la mano el control de la televisión, el radio, el teléfono, sus medicinas, pañuelos desechables, un basurero pequeño y una jarra de agua. Mueve los artículos que más utiliza al nivel de sus brazos para evitar que se incomode o se estire demasiado.

Existen aparatos que pueden asistir al adulto mayor en este periodo de recuperación, entre ellos se encuentran: extensores de mano (para ayudarle a recuperar artículos colocados en estantes altos o caídos en el suelo), delantales con bolsillos (le permitirán llevar objetos mientras tiene las manos libres para muletas o andadera) y bancos para la regadera (le permitirán sentarse mientras se baña).

Volver el entorno a “prueba de caídas”

Es crucial convertir la casa en un lugar seguro antes de la cirugía. Recomendamos buscar y corregir los peligros, incluyendo pisos desordenados, cables eléctricos sueltos, escalones no señalados, alfombras inseguras y pasillos oscuros. Los baños son lugares donde las caídas suceden fácilmente por lo que es importante darles una atención especial; por un lado, el asiento de inodoro elevado puede hacer la subida y bajada más sencilla; por otro lado las barras de agarre en la regadera o tina pueden facilitar el estar de pie de una manera más sólida; finalmente sugerimos usar formas adheribles al suelo con textura para evitar que tu ser querido se resbale y pierda el equilibrio.

Con estos sencillos consejos podrás ayudar considerablemente a tu familiar de edad mayor. En estos momentos de incomodidad y pérdida de movilidad, lo que más lo puede motivar es el ¡estar ocupado con proyectos concretos! Acompáñalo a investigar temas de su interés en Internet, a jugar algún juego de mesa o con manualidades para que se desarrolle creativamente. ¡Pintar mandalas puede ser una excelente idea!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *