En los últimos años, las tecnologías de la información han demostrado un gran avance en el área de las comunicaciones beneficiando a muchos: Amigos, familias, e inclusive colegas en el ámbito laboral. Mientras que anteriormente la comunicación residía en el teléfono y en el fax, la actualidad nos presenta mejores oportunidades para comunicarnos más rápido y a menor costo con nuestros seres queridos. Gracias al Internet, las generaciones tanto jóvenes como adultas, han encontrado múltiples beneficios a través de distintas plataformas: Desde informativas, educativas, hasta aquellas de comercio electrónico.

Por otra parte, el lado opuesto de la moneda se ve de la forma siguiente: La adopción del Internet ha sido veloz causando cierto rezago e inclusive rechazo por parte de generaciones como la de la tercera edad– específicamente de 75 años para arriba. Frecuentemente lo anterior viene acompañado de un prejuicio muchas veces definido como “desinterés” y “desconocimiento” por parte de los mismos. Pero, ¿que opinión tendrían si les dijera que la idea anterior esta cambiando pues la tercera edad cada vez más desempeña un mayor papel en esta revolución tecnológica?

acompañamiento_tercera_edad_emma_blog

Situémonos por un momento en los zapatos de un adulto mayor en un entorno urbano, por ejemplo en la Ciudad de México:

Gloria tiene 75 años y enviudó hace dos años. Estudió una carrera técnica como secretaria y ejerció durante más de 40 años hasta que se jubiló. Actualmente su familia es pequeña conformada por dos hijos y cuatro nietos, todos ellos son fanáticos de Whatsapp y lecturas desde el iPad. Cada vez que se reúne toda la familia Gloria los observa y se da cuenta que hay temas en común donde ella no puede participar. Se siente “dejada de lado” sin poder involucrarse en la conversación y no sabe que hacer. Una opción puede ser decidir comprar algún dispositivo móvil, iPad o computadora, e inscribirse a alguna clase de tecnología o bien permanecer en estado pasivo y seguir la rutina de siempre: Levantarse, Desayunar, Ver la Tele, Comer, Leer un rato y Dormir.  

El caso anterior no está muy lejos de lo que varios adultos mayores mexicanos se cuestionan respecto a uso de la tecnología. ¿Adoptarla o mejor continuar la rutina? La realidad es que al adulto mayor promedio no le gusta el cambio, y a pesar de que hay factores que desempeñan un papel importante para la adopción de la tecnología (Ej. Nivel educacional, sociocultural, estado físico y mental, etc.), existen otros elementos personales que pesan más en esta decisión. A continuación les presentamos algunos relacionados al uso de la tecnología:

  • La curiosidad y el deseo constante por aprender: Varios adultos mayores tienen un hambre de conocimiento que los atrae a buscar obras literarias, tanto clásicas como contemporáneas, con la finalidad de permanecer actualizados. Mediante la compra de libros electrónicos — Ebooks — y búsqueda general por Internet, estos adultos mayores logran su cometido; su lectura personal permanece al día mientras la complementan también con reseñas o críticas publicadas por expertos a través de medios digitales.
  • El pragmatismo y la necesidad de permanecer comunicado: El perfil de adulto mayor activo —  entre 60 y 70 años — desempeña muy bien las actividades instrumentales de la vida diaria (Ej. Camina, hace ejercicio y maneja también). Es consciente sobre los beneficios del uso del celular y se inclina hacia el aprendizaje de las funcionalidades básicas de los aparatos (Ej. Prender y apagar, realizar llamadas y mantener un directorio de contactos ordenado). Su interés por herramientas como Whatsapp permanece limitada.
  • La imitación y sentido de permanencia en una familia: Los adultos mayores que entran en esta descripción tienen muchas semejanzas con el caso de Gloria presentado anteriormente. Son personas con dinámicas familiares muy establecidas de tal forma que cada miembro ocupa un rol influyente. Tanto nietos como abuelos aprenden de sí mismos de tal forma que hay apertura al consejo y participación de todos durante reuniones familiares. En la mayoría de los casos el adulto mayor adopta herramientas tecnológicas más avanzadas (ej. IPad/Tableta, iPhone/Teléfono inteligente) inspirado en las tendencias que adopta el resto de la familia.
  • La actualidad y la conexión con el mundo exterior: El adulto mayor contemporáneo cada vez más se enfrenta al reto de lidiar con la distribución masiva de información. Gracias a los periódicos y revistas físicas le es posible permanecer informado. Sin embargo, busca una actualización más rápida como aquella que proveen las redes sociales a través de las notificaciones o lectura de noticias en tiempo real. Gracias al Internet, el adulto mayor puede seguir más de cerca los acontecimientos de la actualidad.

Lo anterior no es mera coincidencia pues la sana adopción y uso de la tecnología en el adulto mayor van de la mano con su propio paradigma personal. Si ellos le encuentran un sentido y utilidad a la tecnología, su adopción será sencilla y sin fricciones. Esto va acompañado de un gran beneficio para su salud. El estudio: “The Effect of Information Communication Technology Interventions on Reducing Social Isolation in the Elderly: A Systematic Review” indica que el uso de la tecnología en adultos mayores ataca directamente el problema medular del aislamiento social. Si logramos combatirlo gracias a la adopción de la misma, estaríamos reduciendo el riesgo de complicaciones posteriores como síntomas tempranos de depresión, demencias y Alzheimer.

¡Nunca es tarde para aprender nuevas habilidades!

Los familiares pueden comunicar este mensaje fácilmente a sus seres queridos e invitarlos a ser parte de esta revolución tecnológica. Con paciencia, tolerancia y empatía pues en cuanto menos lo esperen podrán ayudarles a encontrarle sentido a este mundo cada vez más digitalizado.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *