Hace poco tiempo leí un artículo sobre el “Trastorno afectivo estacional” (TAE) y tuve miedo por mi abuela de 82 años, quien está rehabilitándose de una operación. A pesar de que salió exitosamente del hospital, en mi familia siempre ha prevalecido el miedo de que “se nos venga para abajo”, en pocas palabras a que se deprima y que poco a poco pierda las energías para salir adelante.

Estoy segura de que muchos de nuestros lectores han tenido un sentimiento similar sobretodo durante las fiestas navideñas… Por lo que este breve artículo pretende darte más información sobre cómo evitar el “Trastorno afectivo estacional” (TAE), mejor conocido como trastorno decembrino o bien tristeza estacional. A su vez te daremos cinco recomendaciones para entender mejor a nuestros abuelos o bien a algún ser querido de edad mayor que identifiques en esta situación.

El trastorno decembrino no sólo puede afectar a personas mayores en rehabilitación, aisladas o bien con sentimientos constantes de soledad. Según el artículo: Holiday Blues – Depression among the elderly la depresión puede ser temporal y con repercusiones inclusive en adultos mayores sanos–   tanto físicamente como mentalmente.

Bien sabemos que las fiestas navideñas traen consigo la idea “de dar”; sin embargo, ¿qué es lo que pasa en aquellas personas que las perciben como “tiempos del mal recordar”? Sin duda, lo anterior no debe de tomarse como una exageración ya que algunas personas experimentan un cambio serio de humor cuando las estaciones cambian: duermen demasiado, tienen poca energía y se sienten sumamente tristes de tal forma que algunos síntomas pueden ser graves y se potencializan con la ansiedad.

Las causas generales de la depresión son fácilmente percibidas: 1) Humor irritable; 2) Sentimiento constante de inutilidad; 3) Manifestaciones de impotencia; 3) Ansiedad; 4) Pérdida de apetito, peso e interés; 5) Falta de higiene personal; 6) Fatiga; 7) Dificultad en la concentración; 8) Comportamiento irresponsable y 9) Obsesión con pensamientos negativos. La realidad es que el familiar promedio no identifica a tiempo dichos síntomas para prevenir el decaimiento emocional y en varias ocasiones confunde la depresión con demencia (tema de futuras entradas en el blog).

Los familiares, mucho podemos hacer,  al replicar los beneficios de la terapia ocupacional con nuestros propios abuelos. A continuación les comparto mis ideas y experiencia durante estas fiestas:

  • Fomentar la reinserción social: Durante la rehabilitación de mi abuela, un cáncer en la laringe le impidió volver a hablar. Si bien esto suena trágico, la realidad es que ha sido un reto para toda mi familia abriendo a su paso nuevas ventanas de oportunidad: Ahora mi papá usa la tecnología a su favor al enseñarle a mi abuela a comunicarse a través de Whatsapp. También ha procurado la escritura con ella al ayudarle a redactar cartas para sus tías mayores. De esta manera he aprendido una gran lección: Nunca es tarde para integrarnos socialmente, mucho menos a los 82 años.
  • Recuperar la activación física: No hay duda que la edad trae consigo pérdidas que afectan la funcionalidad y movilidad de un adulto mayor. A pesar de lo anterior, mi familia y yo hemos procurado su marcha al salir al parque, recorrer centros comerciales y fomentar salidas, tanto al cine como al teatro. Sorprendentemente, mi abuela ya no se niega al bastón, pues lo ve como una ayuda no como una deficiencia.
  • Desafiar una mente floja: La tercera edad con frecuencia fatiga la mente. La rutina puede ser monótona y en ciertas ocasiones percibimos que nuestros abuelos se cansan con el simple hecho de procesar nueva información. Creer lo anterior puede discapacitar a nuestros seres queridos antes de tiempo. En el caso de mi abuela evitamos tratarla diferente y constantemente proponemos actividades para motivarla. Hace unos días nos invitó a una partida de Rummy en su casa, aproveché el momento y le sugerí llevar la botana siempre que ella preparara la mesa y convocara al resto de la familia en el chat familiar. Debo aceptar que esto le ha ayudado, pues he notado que ahora siente responsabilidad sobre una nueva actividad que preparar.
  • Fusionar la energía jovial con la sabiduría acumulada: Los abuelos siempre serán fuente de conocimiento acumulado y con nuestra ayuda podemos motivarlos a caminar más rápido, a sonreír a nuestros chistes pero sobretodo a vivir a través de nosotros, también. ¡Qué mejor que mezclar experiencias generacionales! En mi caso estoy por comenzar un libro de memorias, donde recopilaremos fotografías pasadas e incluiremos nuevas con el objetivo de ayudarle a recordar.
  • Buscar la ocupación productiva: Debo aceptar que todavía no descifro una técnica novedosa para aplicarla con mi abuela pero todo indica que tejeremos pronto. Ya los mantendré al tanto…
acompañamiento_tercera_edad_emma_blog
Mi tío, yo junto con mi abuela y mi papá (1995).

Como nietos podemos contribuir enormemente a evitar la depresión estacional en nuestros abuelos. En tiempos tan especiales como estos podemos hacerlos sentir como héroes al ayudarlos a recuperar su sentido de utilidad y valentía. Recordemos, aún cuando el adulto mayor pueda sentirse increíblemente sano, internamente puede estar más solo que nunca – a pesar de que nosotros no lo percibamos como tal. ¡Forjemos nuestro sentido de empatía y amor por quienes han vivido infinidad de experiencias por compartir!

2 comentarios en “Durante las fiestas: 5 consejos de apoyo para nuestros abuelos

  1. El artculo abre un amplio panorama sobre como trabaja Emma con Adultos Mayores. Invita a reflexionar sobre sus multiples actividades realizables con los Adultos Mayores que la rutina y ocupaciones de los familiares descuidan y que las acompañantes Emmas impulsan.

  2. Muchas gracias por proporcionar información que nos abre los ojos de como podemos trabajar con nuestros ancestros y ser una familia consciente e informada y dar el apoyo emocional para integrarlo y contar con una actitud correcta ante una nueva situación de enfermedad o vida .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *