La naturaleza de la depresión interfiere con la capacidad de una persona para buscar ayuda, drenando su energía y autoestima. Para las personas mayores que se encuentran deprimidas, esto puede ser aún más difícil, especialmente si no creen que la depresión sea una enfermedad real, si son de carácter orgulloso, si les da pena pedir apoyo o si temen ser una carga para sus familiares.

Al tener un ser querido deprimido, la diferencia puede venir al ofrecer nuestro apoyo emocional, escucha, paciencia y compasión. No es necesario que intentemos “arreglar” la depresión de alguien, muchas veces, basta con estar ahí para comprenderlos.

A continuación les presentamos tres consejos útiles para aliviar la depresión en adultos mayores:

  1. Encontrar maneras de involucrarlos socialmente

Si nuestro familiar está deprimido, lo más probable es que no quiera hacer nada ni ver a nadie. Sin embargo el aislamiento y la desconexión solamente empeoran la depresión; entre más involucrado esté nuestro ser querido, tanto social como física y mentalmente, entonces se sentirá mejor.

Al adulto mayor le puede ser muy difícil mantener la perspectiva y sostener el esfuerzo necesario para vencer la depresión por su cuenta propia. De ahí que las conexiones personales se vuelven tan importantes en esta etapa. Si nuestro ser querido no puede salir a socializar, podemos ayudarlo al invitar a sus amigos a visitarle o manteniendo el contacto por teléfono o correo electrónico.

Es importante animar al adulto mayor a ver a gente de una manera diaria ya que nunca es demasiado tarde para construir nuevas amistades: el integrarse a clubs de lectura, de historia o bien de personas con intereses similares a los suyos. De hecho, los adultos mayores que se unen a asociaciones a ofrecer su tiempo voluntariamente, encuentran maneras muy efectivas para sentirse mejor consigo mismos y de la misma manera expandir su red social.

Recomendamos mucho planear actividades con nuestro ser querido que lo haga salir de casa; desde ir al parque, una ida a la peluquería o bien un almuerzo con un amigo. Estas pequeñas tareas les darán un propósito a sus días así como también un sentimiento de haber alcanzado algo concreto y significativo.

habitos_saludables_emma_blog

  1. Los hábitos saludables importan

Cuando los adultos mayores están deprimidos, les es difícil encontrar la motivación para cuidar de su salud. Es importante tener en mente que los hábitos saludables tienen un impacto increíble en los síntomas de la depresión: entre mejor cuiden su cuerpo, mejor se sentirán.

Mover su cuerpo. El ejercicio es un tratamiento poderoso para la depresión. De hecho, investigaciones recientes sugieren que puede ser incluso tan eficaz como los antidepresivos. Todo lo que ayude a moverlos les beneficia, desde hacer tareas domésticas ligeras, disfrutar de un corto paseo en la cuadra o una caminata en un centro comercial.

En caso de que nuestro familiar esté enfermo, frágil o discapacitado, hay muchos ejercicios seguros que podemos hacer para construir su fuerza y mejorar su estado de ánimo, incluso desde una silla de ruedas. Simplemente es importante que el adulto mayor escuche a su cuerpo y retroceda si siente dolor.

Los hábitos alimenticios hacen la diferencia con la depresión. Podemos empezar por ayudarle a minimizar su ingesta de azúcar y carbohidratos refinados. A pesar de que los alimentos con sabor a azúcar o almidón pueden darle un impulso rápido, el efecto dura poco ya que posteriormente provoca una sensación de “bajón”. Es mejor concentrarnos en proteínas de calidad, carbohidratos complejos y grasas saludables que lo dejarán satisfecho e incluso en un equilibrio emocional.

Muchos adultos mayores luchan con problemas de sueño, particularmente insomnio. La falta de sueño empeora la depresión. Es importante ayudemos a que nuestros seres queridos duerman entre 7 y 9 horas cada noche al evitarles alcohol, cafeína y asegurándonos que su dormitorio esté oscuro, tranquilo y fresco.

habitos_saludables_emma_blog

  1. Saber cuándo buscar ayuda profesional

El tratamiento de la depresión es tan efectivo para los adultos mayores como lo es para los jóvenes. Sin embargo, dado que la depresión en los adultos mayores a menudo se desencadena o se agrava por una situación de vida difícil, cualquier plan de tratamiento debe de abordar esa cuestión. Por ejemplo, si la soledad está en la raíz de la depresión de la persona, entonces el medicamento por sí sólo no curará el problema.

Los adultos mayores son más sensibles a los efectos secundarios de las drogas y más vulnerables a las interacciones con otros medicamentos que se estén tomando. Los estudios también han descubierto que medicamentos como el Prozac (antidepresivo) pueden causar pérdida en la masa de los huesos y por lo tanto un mayor riesgo de fracturas y caídas. Debido a estas preocupaciones de seguridad, los adultos mayores con antidepresivos deben ser cuidadosamente monitoreados.

La terapia funciona bien con la depresión, ya que aborda las causas subyacentes de la misma, en lugar de sólo los síntomas. Sesiones profesionales pueden aliviar la soledad y la desesperanza de la depresión y ayudar a los adultos mayores a encontrar un nuevo significado y propósito en sus días.

La terapia ayuda a los adultos mayores a manejar cambios de vida estresantes, curar pérdidas y procesar emociones difíciles. También ayuda a cambiar patrones de pensamiento negativos y desarrollar mejores habilidades de adaptación.

Alternativamente, los grupos de apoyo para la depresión, la enfermedad o el duelo pueden conectar a nuestros seres queridos con otros individuos que estén pasando por los mismos desafíos. Se tratan de lugares seguros para compartir experiencias, consejos y aliento.

ayuda_tercera_edad_emma_blog

La depresión clínica en los adultos mayores es muy común, sin embargo eso no significa que sea normal. Esta condición se puede aliviar al recibir el correcto tratamiento profesional y familiar. Es importante que no critiquemos los sentimientos expresados por nuestro ser querido, mejor hagamos énfasis en sus realidades y ofrezcamos optimismo y motivación.

 

Un comentario en “Tres consejos para aliviar la depresión en adultos mayores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *