¿Has notado que tu ser querido ha perdido interés en actividades que antes disfrutaba? ¿Con frecuencia notas que se encuentra con sentimientos de impotencia y desesperanza? ¿Prefiere evitar los eventos sociales y reuniones familiares?

Tenemos una buena noticia para ti: la depresión no es una característica propia del envejecimiento. La depresión puede ser manejada con el apoyo y tratamiento correcto para que tu ser querido puede sentirse mejor al vivir cada vez más feliz y motivado.

¿Cuáles son los principales signos y síntomas de la depresión?

Para poder reconocer la depresión en los adultos mayores, es importante que conozcamos sus principales síntomas y signos. Entre las principales señales de alerta que debemos tener en mente están:

  • Sentimientos de desesperanza o tristeza frecuentes.
  • Presencia de dolores y molestias inexplicables con una mayor intensidad.
  • Pérdida de interés en actividades sociales o
  • Pérdida de peso o pérdida de apetito.
  • Falta de motivación y energía.
  • Alteraciones en el sueño (dificultad para conciliarlo o para quedarse dormido, dormir en exceso o somnolencia excesiva durante el día).
  • Pérdida de la autoestima (preocupaciones ante el ser una carga, sentimientos de inutilidad o de odio propio).
  • Lentitud en el habla y movimiento, empiezan a surgir problemas en la memoria también.
  • Aumento en el uso de alcohol u otras drogas.
  • Descuido del aseo personal (se procrastina el baño, se olvidan las medicinas, se saltan las comidas).

tristeza_y_depresión_adultos_mayores_emma_blog

¿Podemos estar deprimidos y no tristes? O bien, ¿se trata de tristeza o depresión?

Mientras que podría parecer que la depresión y la tristeza van de la mano, muchas personas mayores deprimidas afirman no sentirse tristes en lo absoluto. En cambio, pueden quejarse de una baja de motivación, de una falta de energía o de sus problemas físicos. De hecho, las quejas físicas tales como el dolor de artritis o el empeoramiento de los dolores de cabeza, son a menudo el síntoma predominante de la depresión en la tercera edad.

A medida de que envejecemos, experimentamos muchas pérdidas. Las pérdidas son dolorosas para todos, como pueden ser una pérdida de independencia, de movilidad, de salud, de una carrera profesional o de un ser querido. El duelo por estas pérdidas es normal y saludable, aún cuando los sentimientos de tristeza se prolonguen un poco más.

El poder distinguir entre la tristeza y la depresión clínica no siempre es fácil, ya que pueden compartir muchos síntomas. Sin embargo, sí hay maneras de diferenciarlos ya que la tristeza es una montaña rusa que comprende una gran variedad de emociones con buenos y malos días; incluso al estar en procesos de duelo, podemos tener momentos de placer o felicidad. Mientras que durante la depresión, los sentimientos de vacío y desesperación son mucho más constantes. Cuando estos sentimientos afectan en estilo de vida de la persona, su rutina diaria, sus relaciones y sus propósitos o mentas, ya estamos hablando de depresión.

¿Es verdad que ciertas enfermedades pueden causar depresión en adultos mayores?

Es importante estar conscientes de que los problemas médicos sí pueden causar depresión en los adultos mayores, ya sea de manera directa o bien como una reacción psicológica a la enfermedad. Cualquier condición médica crónica, sobretodo si es dolorosa, incapacitante o que amenace la vida, puede conducir a una depresión o a empeorar síntomas de depresión. Entre estas condiciones médicas están:

  • Enfermedades neurodegenerativas (enfermedad de Parkinson, Alzheimer, demencia).
  • Enfermedades cardiacas (infartos).
  • Alteraciones metabólicas (diabetes, deficiencias de vitamina B12).
  • Enfermedades endocrinas (trastornos de la tiroides).
  • Enfermedades neurodegenerativas (esclerosis múltiple).
  • Enfermedades reumatológicas (lupus).
  • Cáncer.

 

¿Existen medicamentos que causan depresión?

Los síntomas de depresión también pueden ocurrir como un efecto secundario de fármacos comúnmente recetados. Si bien los efectos secundarios relacionados con el estado de ánimo de los medicamentos recetados pueden afectar a cualquier persona, los adultos mayores son más sensibles a ellos ya que, a medida de que envejecemos, nuestro cuerpo se vuelve menos eficientes para metabolizar y procesar los medicamentos.

Algunos medicamentos que pueden causar o empeorar la depresión por sus efectos secundarios son:

  • Medicamentos para la presión arterial (clonidina).
  • Beta-bloqueadores (Ej. Lopressor, Inderal).
  • Pastillas para dormir.
  • Tranquilizantes (Ej. Valium, Xanax, Halcion).
  • Medicamentos bloqueadores de los canales de calcio
  • Medicamentos para la enfermedad de Parkinson.
  • Fármacos anti-ulcerosos (Ej. Zantac, Tagamet).
  • Medicamentos para el corazón que contienen reserpina.
  • Esteroides (Ej. cortisona y prednisona).
  • Medicamentos para regular el colesterol (Ej. Lipitor, Mevacor, Zocor).
  • Analgésicos y medicamentos contra la artritis.
  • Estrógenos (Ej. Premarin, Prempro).

En caso de que tu ser querido se sienta deprimido después de comenzar con un nuevo medicamento, recomendamos hablar con su médico. Podría ser necesario reducir la dosis o bien cambiar a otro medicamento que no afecte su estado de ánimo.

preocupación_tercera_edad_emma_blog

¿Por qué la depresión frecuentemente nos pasa desapercibida?

La depresión es un problema común en los adultos mayores; sus síntomas afectan todos los aspectos de su vida, incluyendo su energía, el apetito, el sueño, el interés por el trabajo, hobbies e incluso sus relaciones personales.

Desafortunadamente, muchos adultos mayores deprimidos al igual que sus familiares no reconocen cuando presentan síntomas de depresión o no toman los pasos para obtener la ayuda que necesitan. Existen muchas razones que causan que la depresión en los adultos mayores pase desapercibida como por ejemplo:

  • Es común presuponer que la depresión es parte del envejecimiento o que el adulto mayor tiene una buena razón para estar triste o sin energías.
  • La depresión y el aislamiento están íntimamente relacionados. Muchas veces la familia percibe al adulto mayor aislado o solo, sin saber que esto mismo podría llevarlo también a una depresión.
  • Es frecuente que el adulto mayor no se de cuenta de que sus síntomas físicos pueden ser signos de depresión.
  • Los adultos mayores que se encuentran deprimidos pueden estar reacios a hablar sobre sus sentimientos o a pedirle ayuda a su familia.

Es importante tener en mente que la depresión no es un signo de debilidad o un defecto de personalidad o carácter. Cualquiera puede estar deprimido, no importa la edad, los antecedentes o sus vivencias pasadas. Del mismo modo, las enfermedades físicas, las pérdidas y los retos del envejecimiento no tienen por qué hacernos sentir tristes. ¡Al contrario! Los adultos mayores pueden sentirse mejor y disfrutar de esos años dorados, independientemente de los desafíos a los que se estén enfrentando.

¿Estás interesado en conocer nuestras recomendaciones para ayudar a adultos mayores con síntomas de depresión? Te sugerimos estar al pendiente de nuestro blog en blog.miemma.com ya que publicaremos más recomendaciones en el transcurso de la semana. ¡Gracias por dejarnos tus comentarios y opiniones!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *