Nunca antes habíamos vivido en una época donde el tamaño de las ciudades alterase considerablemente nuestra calidad de vida. La densidad poblacional en las grandes metrópolis ha provocado una explosión de nuevos servicios y productos, nuevas construcciones así como nuevas inversiones en formas alternativas de transporte. Sin embargo, cada vez más sacrificamos la calidad de vida de grupos como el de la tercera edad a costa de un mayor crecimiento.

La Ciudad de México confirma esta situación: por ejemplo, encontramos más vías pero con pocas rampas para sillas de ruedas; más supermercados pero sin atención domiciliaria exclusiva para la tercera edad; más alternativas de transporte pero con menos enfoque a los adultos mayores. Inevitablemente, esto tiene grandes implicaciones ya que de manera paulatina el adulto mayor se vuelve dependiente de un tercero.

¿Pero que es lo que realmente significa la dependencia?

El transporte y la circulación en las metrópolis es un ejemplo de la dependencia en las personas mayores. Aunque la definición real, de acuerdo al Consejo de Ministros de la Unión Europea se define como:

“Un estado en el que las personas, debido a una pérdida de autonomía física, psíquica o intelectual, necesitan asistencia o ayuda significativa para manejarse en la vida diaria”.

Todavía varias personas relacionan “dependencia” con “discapacidad” lo cual puede errar la decisión que tomen los familiares respecto al tipo de cuidado más adecuado para sus seres queridos de edad mayor.

Entender la dependencia implica analizarla de forma separada de la discapacidad y entender los aspectos de la vida diaria que afecta. A continuación les presentamos los nueve grupos de actividades de la vida:

screenshot-2016-10-04-13-56-46

La realización de las actividades anteriores determinan el nivel de independencia o en su defecto el nivel de dependencia que presenta una persona adulta a medida que envejece. La identificación temprana de dificultades puede hacer la diferencia.

Pero, ¿cómo identificar cuando un ser querido realmente necesita ayuda externa?

  1. La correcta alimentación es un reto. La cocina parece un campo de batalla y con dificultad se encuentran trastes limpios, frutas o vegetales frescos y un orden en la despensa. Usualmente esto provoca que nuestro ser querido cocine lo mismo de forma repetida o bien disminuya su alimentación. Es importante que no tomemos por sentado este aspecto y revisemos estantes, fechas de caducidad y los motivemos a seguir menús variados y ricos en nutrientes.
  1. Poca atención en su higiene personal. La ducha pasa de ser una actividad frecuente a una esporádica. Notamos que no se peinan como antes lo hacían y la variedad en su vestimenta es baja. Un ejemplo sería la longitud en las uñas de los pies, esto nos permitirá saber si debemos de atender este aspecto de inmediato.
  1. Dificultad al desplazarse. Algunos adultos mayores se desplazan sin ayuda de un bastón o andadera; sin embargo, si llegamos a notar que se apoyan constantemente en las paredes de casa o bien en los manubrios esto podría indicar que necesitan un soporte extra. La resistencia a usar bastón o andadera es frecuente y algunos de nuestros seres queridos lo relacionan con inutilidad. Es importante motivarlos con cariño y empatía para que vean el verdadera valor de su uso: evitar una caída.
  1. Falta de interés en comidas familiares. Muchos familiares interpretan esto como apatía o desinterés; sin embargo, hay que tener cuidado con esta mala interpretación ya que puede estar relacionado con síntomas tempranos de depresión o de Alzheimer. Un adulto mayor aislado no se refiere exclusivamente a alguien solitario sino también a alguien que no interactúa cuando tiene la oportunidad. No olvidemos que las relaciones humanas nutren y nos motivan a vivir.

En Emma nuestra misión es que cada uno de nuestros seres queridos de edad mayor envejezcan en su hogar con dignidad, a lado de sus recuerdos y memorias de vida pero sobretodo de manera autosuficiente.

2 comentarios en “¿Cómo entender la dependencia en la tercera edad?

  1. Mara,

    Es muy complicado entender que entre tanto avance tecnológico no se tome en cuenta a los adultos mayores, más aún cuando se sabe que tenemos a tantos en nuestra nación y que no se tienen las condiciones apropiadas para su mejor desarrollo.Vivimos en un mundo tan acelerado que no le damos la oportunidad ni el interés a nuestros adultos mayores en las diferentes circunstancias que tu mencionas.Te invito a que sigas promoviendo estas acciones en pro de nuestros adultos mayores para que sigamos disfrutando y compartiendo de sus grandes experiencias de vida.

    ¡Felicidades por tu entusiasmo e interés a esta edad tan maravillosa que ojalá podamos alcanzar todos!

    1. ¡Muchas gracias Salvador!

      Como bien dices al contraponer el avance tecnológico con la poca atención al adulto mayor nos damos cuenta de que hay mucho por mejorar. Pero mientras logramos hacerlo a nivel individual en Emma nos preocupa que se logre a nivel familiar. Por esta razón a través de este espacio podremos atender a sus dudas y compartirles más de nuestra labor.

      Saludos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *