En una época en donde la comunicación con un amigo o miembro de nuestra familia no toma más de unos cuantos clicks de mouse o bien un par de toques en la pantalla de un teléfono celular, las investigaciones actuales indican que nos encontramos, como sociedad, más solos que nunca.

Nos podemos imaginar que no hay grupo de edad que experimente una soledad más marcada que los adultos mayores.

screenshot-2016-09-21-16-42-49

¿Cuáles son los hallazgos más recientes respecto a la soledad y el envejecimiento?

  • Las personas mayores aisladas son más propensas al deterioro y pueden morir más rápido. Estudios realizados por la Universidad de California, San Francisco (UCSF) demuestran que los adultos mayores a 60 años que reportan sentirse solos, tienen un aumento del 45% en el riesgo de muerte y 59% más probabilidad de presentar un deterioro físico, mental y emocional que aquellos que se encuentran conectados socialmente.
  • La soledad es contagiosa. Los adultos mayores que se sienten solos son más propensos a tener comportamientos antisociales que causan que otros no quieran estar cerca de ellos. Los psicólogos de la Universidad de Chicago encontraron que las personas mayores aisladas tienen una tendencia a aislarse aún más a sí mismos al rechazar cualquier interacción social y no hacer esfuerzos por relacionarse con los demás.

Y ahora, ¿cuál es la mayor sorpresa de todas?

Dos tercios de los adultos mayores que aceptaron sentirse solos al ser entrevistados estaban casados o vivían con su pareja. Este hallazgo nos lleva a concluir que no se trata de la cantidad de relaciones que los adultos mayores procuren durante la tercera edad, sino de qué tan significativas o valiosas sean estas para ellos.

 

Emma: El enlace del adulto mayor con su mundo exterior

“Es muy fácil combatir la soledad en las personas mayores. Los cuidadores deben estar dispuestos a levantarse y lograr que esto suceda” nos dice la Dra. Smith.

¿Cómo aliviar la soledad en nuestros seres queridos de edad mayor?

  • Escuchar y observar: Con gran frecuencia no escuchamos lo suficiente a las personas que queremos. El fomentar un alto nivel de expresión en el adulto mayor puede ayudar a descubrir esas pasiones e intereses que permanecen latentes, esperando a ser reanimadas en nuestros seres queridos. Es importante averiguar cuáles eran sus intereses en otras etapas de su vida para despertar esas actividades y hobbies olvidados.
  • Desarrollar una estrategia para luchar contra el aislamiento: Una vez que sabemos lo que le gusta hacer a nuestros seres queridos, podemos usar esta información para personalizar su experiencia y combatir la soledad desde su hogar. Desde la práctica de recetas de cocina olvidadas hasta el redescubrir manuales de jardinería arrumbados… Las pasiones como la música o el canto pueden ser pretextos perfectos para que los adultos mayores vuelvan a conectarse con eso que los hacía sentirse tan identificados en otras etapas de su vida.
  • Dejar que nos enseñen: Recomendamos a quienes cuidan de sus adultos mayores a vincularse con ellos y permitir que les compartan una parte de su enorme acervo de conocimientos y experiencias, adquiridos durante toda la vida. Podemos aprender algo nuevo cada día al ser enseñados por los mejores. La clave es dejar que las pasiones de la persona mayor, guíen los temas a enseñar. Por ejemplo, si estás cuidando a tu mamá, quien es una persona que le encanta bordar, la idea es pedirle te enseñe cómo hacerlo. Esto no sólo tienen el potencial de ser una experiencia de unión maravillosa, sino también puede añadir equilibrio a la dinámica padre-hijo que se vio invertida al tú empezar a cuidar de ella.
  • Crear un puente sobre la brecha generacional: Muchas veces los nietos ven a sus abuelos como aburridos o poco interesantes, cuando en realidad los deberían ver como fuentes de sabiduría. Es importante encontremos maneras para fomentar que las generaciones más mayores pasen tiempo junto a las más jóvenes. “Esto es una gran carencia de muchas residencias de ancianos. Los adultos mayores necesitan compartir historias. Toda esa sabiduría y conocimientos deben de pasarse a la generación más joven”.
  • La intención es lo que cuenta: Fomentemos a nuestros adultos mayores. Algo tan sencillo como enviar una carta, dejarle en su casa una pequeña probada de su comida favorita o llamarle para saludarlo un par de veces por semana, pueden tener un gran impacto en lograr que el adulto mayor se sienta querido y conectado con el resto de la familia.

Nuestros seres queridos son un gran tesoro a nivel familiar y social. Combatir la soledad significa prevenir la exclusión, la pérdida de autonomía y la falta de motivación en sus años dorados. Como cuidadores, nietos, sobrinos y amigos, podemos contribuir en una pequeña parte para hacer que esta etapa de su vida, sea la más increíble y acompañada de todas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *